Aflicciones entre latinos dificultan esfuerzos de seducción de McCain

Network News

X Profile
View More Activity
Por Marcela Sanchez
Especial por washingtonpost.com
Friday, July 18, 2008; 12:00 AM

En un arranque de franqueza durante su discurso esta semana en la conferencia anual del Concilio Nacional de la Raza, el Senador John McCain reconoció que estaba dirigiéndose a una audiencia en general escéptica. "Sé que muchos de ustedes son demócratas y muchos de ustedes acostumbrarían a votar por el candidato presidencial de ese partido", dijo. "Sé que debo trabajar duro para ganar su voto".

El presunto candidato republicano acertó en ambos puntos.

Desde hace meses, las encuestas muestran que los latinos prefieren al Senador Barack Obama, sobre McCain, en una proporción de dos a uno o más. Los latinos, que favorecieron en general a la Senadora Hillary Clinton durante las primarias, aparentemente han tenido poca dificultad en transferir su lealtad ahora que Obama ha asegurado la nominación.

McCain lleva la carga de su asociación con el Presidente Bush. Y si bien dicha asociación pudo haber sido positiva en el pasado -- la agenda social conservadora de Bush le mereció un respaldo histórico de los latinos en 2004 --la economía, y en particular la situación con los empleos y la vivienda, le harán difícil a McCain conquistar esos votos latinos.

El desempleo, por ejemplo, está afectando desproporcionadamente a los latinos. De acuerdo con el Pew Hispanic Center, el desempleo hispano creció al 6.5 por ciento en el primer trimestre de 2008, muy por encima del 4.7 por ciento entre los no hispanos.

Por otra parte, defensores en el tema de vivienda afirman que la crisis hipotecaria es probable que afecte a los latinos más que a cualquier otro grupo además de los negros. En 2006, más del 45 por ciento de todos los préstamos de vivienda a familias hispanas eran subpreferenciales, el tipo de préstamos que ha llevado a ejecuciones hipotecarias masivas. Los cinco estados más afectados por la crisis, Nevada, California, Arizona, Florida y Colorado, tienen porcentajes elevados de población hispana.

En este ambiente económico, McCain tendría que salir con todo. Y sin embargo sus propuestas, como lo refleja su discurso en la conferencia de La Raza -- el tercero en tres semanas para atraer el voto latino -- son típicamente conservadores. Independientemente de que representen políticas económicas sólidas, su discurso no seduce a los hispanos.

Prometió "facilitar el crecimiento y la creación de más empleo de las pequeñas empresas" manteniendo impuestos bajos, parte de su filosofía general de que aumentar impuestos durante una desaceleración económica es un "terrible error". El problema, dijo Eric Rodríguez, vicepresidente adjunto para políticas públicas de La Raza, es que la mayoría de latinos no ha ganado al año lo suficiente para beneficiarse de muchas de las reducciones de impuestos de la administración Bush.

En cambio, dichos recortes han sido a menudo citados como la razón de la escasez de fondos para programas que pudieron haber beneficiado a los hispanos directamente, dijo Rodríguez. Acogió la propuesta de McCain de ayudar a pequeños empresarios pero expresó "verdadera preocupación con depender demasiado de los impuestos teniendo en cuenta su historial".

En la medida en que McCain sea asociado con la administración Bush, también sufrirá por la percepción generalizada de que la Casa Blanca comprendió tarde la magnitud del problema de la vivienda. Tampoco se beneficia de la impresión, tal como la describió Rodríguez, de que en respuesta a la crisis el "gobierno ha estado rescatando a los bancos y los inversionistas mientras no hace nada por los propietarios".

En contraste, el plan de Obama de aumentar impuestos entre aquellos que ganan más de $250.000 al año, es un cambio positivo para la gran mayoría de latinos, que gana menos. También atractivas son sus iniciativas para invertir en infraestructura y tecnología verde que crearía nuevos empleos en las industrias de construcción y manufacturera.

En muchos aspectos, tal vez este año se dé el caso de que las propuestas económicas de Obama sean recibidas con un amplio respaldo entre los latinos, incluso si ellas consistieran en enviar al primer canguro a la luna. Y en ese contexto, Obama podría continuar ignorando sus vulnerabilidades en materia comercial y de acercamiento a América Latina.

No mencionó ninguno de los dos temas en su discurso en la conferencia de La Raza, el día antes del de McCain. Además Obama, quien está a punto de embarcarse en un muy publicitado tour de Europa y el Medio Oriente, no ha viajado nunca a América Latina y aparentemente no tiene planes de hacerlo durante la campaña. Y a pesar de admitir recientemente que su retórica anti comercio ha estado "sobrecalentada", Obama parece más inclinado a conectar el comercio con problemas en vez de soluciones a la desaceleración económica.

Pero tal como me lo dijo el profesor de economía de Harvard, Jeffrey Frankel, el único motor que ha mantenido la economía estadounidense a flote durante la crisis es el comercio. Es el mismo motor que ha ayudado a elevar los ingresos en México, Brasil y China, convirtiendo a esos países en importantes mercados para los productos estadounidenses. He ahí dos razones más para que Obama viva agradecido.


© 2008 The Washington Post Company

Network News

X My Profile
View More Activity