María Gómez es la presidenta de la clínica Mary's Center en Washington, DC. (Cort. Mary's Center/Para El Tiempo Latino)

María Gómez es la fundadora y presidenta de Mary’s Center, un centro de salud comunitario que presta servicios médicos, sociales y educativos a más de 36.000 personas en el área metropolitana de Washington, DC. Su trayectoria como enfermera y líder comunitaria han logrado la atención del gobierno local y nacional en la aprobación de leyes y beneficios para mejorar la condición de miles de familias de bajos recursos, la mayoría de las cuales son latinas. Pareciera que el problema del plomo en el Distrito de Columbia fuera de nunca acabar. Han pasado casi 40 años desde que se prohibió la pintura a base de plomo en la ciudad y todavía estamos sufriendo las consecuencias de este material tóxico. La semana pasada, The Washington Post y El Tiempo Latino reportaron que en el actual año académico, 17 fuentes de agua en 12 escuelas públicas de Washington, DC, arrojaron resultados positivos en alto contenido de plomo. Lo que sigue es el resumen de una conversación con María Gómez sobre el tema.

—¿Qué deben saber los padres?

—Los padres deben saber que el problema del plomo es serio y que deben hacer el esfuerzo de informarse sobre cómo prevenirlo y cómo tratarlo en caso de que sus hijos reporten plomo en su sangre. También deben saber que la presencia del plomo es más peligrosa en los primeros años de vida y que por eso es tan importante que los niños se hagan sus chequeos médicos anuales.

Lamentablemente, todavía vemos que muchos de nuestros padres esperan hasta que el niño cumpla los cinco años para hacerle el primero chequeo general solo porque es un requisito para ingresar a la escuela. Esperar tanto tiempo es un error que puede traer consecuencias médicas de por vida.

Esta foto corresponde a un artículo de The Washington Post sobre la planta de tratamiento de agua de Dalecarlia en MacArthur Blvd, Washington, D.C. El artículo es de 2004 cuando miles de muestras de agua se estaban analizando para ver los preocupantes niveles de plomo. Hoy el problema sigue. (MARVIN JOSEPH/TWP/TWP)

—¿Qué tanto deben preocuparse los padres ante las noticias de plomo en el agua de algunas escuelas del Distrito de Columbia?

—Los padres deben preocuparse más de lo que realmente se preocupan. La mayoría no entienden el alcance del plomo en la salud de sus hijos y por otro lado, hace falta un mayor esfuerzo a nivel local para educar más agresivamente a la comunidad sobre la prevención de la contaminación con plomo. La percepción que tiene la mayoría de nuestros padres sobre el riesgo del plomo en los niños y adultos es muy baja, pero la realidad que es el plomo puede afectar el sistema nervioso, la sangre, los pulmones, el hígado, lo riñones, los huesos, puede producir esterilidad, abortos, presión arterial elevada y afectar el desarrollo psicológico y motriz de los bebés. Los padres también deben preocuparse porque la mayoría de los edificios en el Distrito de Columbia fueron construidos antes de 1978, año en que comenzó a prohibirse el uso de la pintura a base de plomo, así que los riesgos están latentes en sus propios hogares y no saben que están expuestos a dichos riesgos las 24 horas del día.

—¿Qué hace Mary’s Center para ayudar en esta crisis?

—En Mary’s Center, no solo estamos educando y tratando a los niños que son diagnosticados con plomo en la sangre una vez se les hace la prueba y muestran un nivel de 10 o más que es el ndicador de riesgo alto, sino que también hacemos una campaña de educación permanente con los padres cuyos hijos reportan niveles de plomo entre 1 y 9. La educación abarca la identificación e información sobre las fuentes de contaminación, las medidas a tomar a nivel legal si es necesario y los cuidados con la alimentación para disminuir los riegos de contaminación.

—¿Cuáles son las medidas legales que los padres deben tomar en caso de presencia de plomo?

—Toda persona que rente una vivienda o apartamento en el Distrito de Columbia y reporte estar contaminado con plomo, debe pedir al dueño o a los administradores del edificio que se remueva la fuente de contaminación. Si se trata de la pintura, el dueño o administrador debe reemplazarla. Por nuestra experiencia, dicha petición debe hacerse por escrito, de lo contrario, no tendrá la trascendencia que se requiere. Es recomendable guardar una copia de dicha petición y si es posible, pedir que se firme la carta como comprobante de recibo. Si después de dos meses de haberse enviado la carta, el edificio no ha tomado ninguna medida, en Mary’s Center, nuestra abogada procede a contactar al dueño para que ofrezca una solución. Es importante saber que el dueño del edificio debe contratar a una persona certificada en manejo de plomo y no a cualquier pintor pues este proceso requiere de un tratamiento especial. En muchos casos, también es necesario que se remueva el tapete de toda la vivienda.

—¿Cuáles son las medidas de nutrición que se recomiendan para disminuir el riesgo del plomo en la sange?

—El hierro y el calcio son elementos que no suelen “llevarse” bien con el plomo, así que ellos nos ayudan a “limpiar” nuestro cuerpo de este tóxico. Los frijoles, lentejas, nueces, carne, hígado, espinaca, semillas de girasol, y hasta chocolate negro son excelentes fuentes de hierro. En cuanto a fuentes de calcio, son altamente recomendables la leche, el queso, yogur, brócoli, sardinas, semillas de ajonjolí y soya, entre otras.

—¿A dónde se puede llamar para más información?

—El Departamento de Salud del Distrito de Columbia, es la mejor fuente de información en el caso del plomo: 202-535-2600. Pero si las personas viven fuera de DC, también pueden contactar el departamento de salud de su condado o la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) con sede en Baltimore: 215-814-2088.

En la clínica Mary’s Center, puede llamar al 202-420-7102.