Dalia Palchick, de padres argentinos, es miembro de la Junta Escolar de Fairfax, en representación del distrito Providence. (Milagros Meléndez-Vela/ETL)

Los votantes del condado de Fairfax, Virginia, no sólo eligirán al futuro presidente o presidenta de Estados Unidos en noviembre, sino que deberán decidir si aprueban o no un impuesto a las comidas, cuyos fondos irán mayormente a las Escuelas Públicas de Fairfax.

Tras varios años de intento, esta vez los supervisores del condado de Fairfax votaron a favor de llevar a referendo imponer un impuesto a las comidas a fin de aumentar los ingresos del sistema escolar más grande del área metropolitana, que alberga a más de 186 mil estudiantes, 24 por ciento de ellos hispanos, según el portal de las Escuelas Públicas de Fairfax.

Los que se oponen dicen que sobrecargarán los bolsillos de los residentes añadiendo una imposición tributaria más al 6% del impuesto general a la venta.

Sin embargo los que están a favor, entre ellos la única miembro latina de la Junta Escolar, Dalia Palchick, afirman que el impuesto generará fondos urgentes para el sistema escolar.

“En estas elecciones, los residentes del condado de Fairfax tienen una gran oportunidad. Aparte de votar para nuestra o nuestro próximo presidente, van a poder votar para una iniciativa que dará un gran apoyo a nuestros niños. Si votan ¨sí¨ en noviembre, el condado podrá juntar nuevos fondos a traves de un pequeño impuesto sobre las comidas en los restaurantes”, dijo Palchick, que tiene nueve meses en el cargo.

El impuesto a los alimentos propuesto es del 4 por ciento y afecta las comidas que se venden en restaurantes y en los establecimientos donde se venden comidas preparadas, tales como los “delis” en las tiendas de víveres.

Las bebidas —ya sean con alcohol o no— también estarían sujetas a la imposición.

El impuesto no afecta a los víveres ni bebidas que se venden en los supermercados.

Un gran número de jurisdicciones alrededor del Norte de Virginia y el área de Washington cuentan con el impuesto a las comidas. Sin embargo, los condados de Loudoun y Prince William, aún no.

“Por algunos centavos más, podremos lograr lo que ya existe en DC, Arlington, Alexandria y Montgomery. Podremos juntar fondos locales para aumentar los sueldos de nuestros maestros”, expresó Palchick a El Tiempo Latino.

El condado estima que el impuesto generará un aproximado de $99 millones en fondos al año. Alrededor de $3 millones serán destinados a reembolsar a los restaurantes por ayudar a implementar el impuesto.

Los $96 millones restantes se distribuirán en 70 por ciento para el sistema escolar y el 30 por ciento para proyectos prioritarios en el condado. En el pasado, los votantes rechazaron un impuesto similar, pero ahora la medida toma fuerza.

Este 11 de septiembre Palchick y otros miembros impulsan un evento de recaudación de fondos para educar a los votantes sobre el impuesto. Detalles: YesMealsTax.org o Facebook.com/InvestInFairfax.