La Chef Yadira Stamp de Esencias Panameñas en la George Ave de Washington DC. (Para El Tiempo Latino/Tomás Guevara)

El aroma, el sabor y color de Panamá invaden cada rincón de un acogedor restaurante en la Avenida Georgia del Distrito de Columbia. Se trata de Esencias Panameñas, un establecimiento donde el visitante encuentra una expresión auténtica del país centroamericano. Y para muchos: un punto de encuentro.

La chef y propietaria, Yadira Stamp, comenta que recibe reservaciones desde Texas, Florida y otras ciudades donde sus paisanos han echado raíces y donde añoran probar su comida típica.

¿Y si el visitante es un washingtoniano siempre con prisas? Ordene unas “carimañolas”, esas deliciosas y crujientes bolitas de masa de yuca fresca rellenas de carne y fritas en aceite vegetal. También las hay en versión vegetariana, hechas con tallitos de soja y otros vegetales.

Con ese aperitivo el comensal va entrando en calor y muy seguro que se atreve a entrarle a esta cocina donde predominan los ingredientes básicos como yucas, plátanos, carnes, aves y mariscos, más una variedad de plantas saborizantes como el culantro, propio de la mesa panameña.

Yadira se decidió por crear este concepto de restaurante al sentir que había llegado al “tope” en sus aspiraciones en la carrera de Ingeniera en Informática. Así dio un giro de 90 grados en sus 38 años de vida en Washington DC.

Renunció al antiguo trabajo y se fue a estudiar cocina. Como parte de la formación y de la meta que tenía trazada se empleó en restaurantes de la ciudad capital para conocer al dedillo el funcionamiento, y para ello rotó por todas las áreas: desde mesera, a la cocina, hasta llegar a la gerencia.

Después vendría su inmersión. Regresó a Panamá para ir a conocer la cocina tradicional, no en cursos gourmet en la capital, sino en las zonas rurales, para aprender a preparar el tamal de hoja que hoy ofrece el restaurante, con los ingredientes exactos que se usan en la cocina tradicional de su país.

Y lo tradicional no se anda con rodeos: “¡Sopa pa’ revivir muerto!” es un caldo revitalizante en cualquier estación del año, un cocido de consomé de gallina y una selecta selección de vegetales que vale la pena probar.

Yadira reflexiona entre risas que para llegar a crear este centro gastronómico, ambientado con telares propios de los aborígenes de El Darién panameño, en los que se muestra el color y la cosmología del pueblo Kuna, en los telares, primó una pregunta básica.

“Pensé en qué podía hacer que me hiciera levantarme todas las mañanas con ganas de ir a trabajar aunque no fuera por el dinero. Y aquí estoy ya más de un año donde el restaurante se ha mantenido y la clientela sigue subiendo, con gente de toda el área de Washington y de lugares muy distantes”, comenta al recibir a El Tiempo Latino justo antes de la apertura del establecimiento que abre a las 11:00 de la mañana, pero la mayor actividad se concentra para la cena.

La clientela es tan diversa como la comida misma, desde los panameños que llegan para sentirse como en casa, y los nacionales o inmigrantes de otros países que han estado en Panamá y quedaron encantados con la comida del país canalero.

“Más o menos es un 50 por ciento entre panameños y de otros países latinoamericanos y el resto son estadounidenses, que han trabajado como Cuerpos de Paz o que han ido a Panamá por negocios o turismo”, explica la propietaria.

En Esencias Panameñas el rigor de ofrecer los platos auténticos de la cocina panameña ha llevado a su creadora a no subestimar detalles como la búsqueda de proveedores para importar algunos productos como la corvina, un pez propio del pacifico centroamericano y con el que se preparan varios platillos de la casa.

Este restaurante ubicado en el 3322 de Avenida Georgia en el Noreste del Distrito es una opción ideal para probar y conocer un poco más del sur centroamericano que también está presente en la capital nacional con su gastronomía.