Post Opinión

Lecciones del confinamiento

Cuando eres niño, todo tu mundo está limitado a un espacio reducido. Pero dentro de esos límites se desarrollan mundos emocionantes.

Recuerdo un día en el que estaba corriendo en un parque. Estaba solo. Hacía mucho viento y, por un momento, sentí como si estuviera volando.

Pasé años convencido de que realmente había volado.

Sin embargo, lo mantuve en secreto.

Simplemente porque me pareció una habilidad natural, nada de qué presumir.

Ahora soy un adulto. Ya no tengo superpoderes.

Tras pasar años pensando que los confines de mi mundo podrían ser ilimitados, como la mayoría de nosotros, de repente descubrí que mi universo estaba nuevamente restringido.

Sin mis superpoderes, estoy obligado a encarar la triste realidad de que hay muy poco que pueda hacer para ayudar a detener esta pandemia, más allá de quedarme en casa.

Y, mientras lidio con mis debilidades, veo a miles de familias en duelo y a millones de personas teniendo dificultades. Para algunos puede sentirse como si, de repente, el mundo hubiera dejado de girar.

Pero para muchos otros, puede sentirse como si estuviera girando más rápido que nunca, o como si simplemente se hubiera derrumbado por completo.

En esta realidad hasta ahora inimaginable, en la que un breve paseo por la calle se convierte en el mejor momento de nuestros días, incluso las cosas más básicas, como una bocanada de aire fresco, obtienen una nueva apreciación.

La importancia de nuestro entorno inmediato crece exponencialmente.

No solo los familiares y amigos, sino

todos aquellos

que mantienen

la vida andando.

Este aislamiento, si bien es incómodo, nos obliga a darnos cuenta de la existencia de otras personas, así sea para evitar acercarnos mucho a ellas.

Deja bien claro que el bienestar de nuestros vecinos tiene un efecto directo en el nuestro.

Esta crisis es aterradora. Pero también nos ofrece una oportunidad única en la vida para entender que, sin importar cuán viejos estemos, la ingenuidad y la alegría aún pueden florecer dentro de los límites de un mundo más reducido.

Lo que plantea algunas preguntas: ¿Qué es eso, entonces, que hemos estado buscando tan urgentemente? ¿Cuáles lecciones de esta extraña experiencia vamos a querer aprender?

Vale la pena reflexionar al respecto. Porque, dentro de poco, comenzaremos a recuperar territorio, y antes de que nos demos cuenta, el mundo entero será nuestro otra vez. Y ya sabemos cómo funciona eso.

Absurd America examina las idiosincrasias de la vida en los Estados Unidos. Síguenos en Twitter, Instagram, o únete al grupo de Facebook.

Lee más:

Un amor viral

¿En aislamiento con tu pareja? Así sobreviven las relaciones sanas

El distanciamiento social puede enseñarnos a ser menos solitarios

Lecciones de los gamers para sobrevivir el aislamiento social

We noticed you’re blocking ads!

Keep supporting great journalism by turning off your ad blocker. Or purchase a subscription for unlimited access to real news you can count on.
Unblock ads
Questions about why you are seeing this? Contact us