The Washington PostDemocracy Dies in Darkness

Hay que preparar a nuestras mascotas para la vida pospandémica

Todas las ilustraciones de Davide Bonazzi. (Davide Bonazzi)

Podría parecer demasiado apresurado pensar en preparar a las mascotas para el momento en que los humanos regresen a las oficinas y escuelas. Después de todo, no se espera que una vacuna contra el COVID-19 esté disponible abiertamente sino hasta la primavera como muy temprano, lo que significa que la mayoría de estadounidenses que fueron enviados a sus casas a trabajar y estudiar seguirán allí durante al menos varios meses más.

Pero según la experta en animales Zazie Todd, autora de Wag: The Science of Making Your Dog Happy, la separación futura será más fácil para las mascotas “si haces cambios de manera gradual, comenzando potencialmente con mucho tiempo de anticipación”. Así que, en el espíritu de hacer lo mejor para los miembros de la familia de cuatro patas, le preguntamos a varios expertos cómo preparar a nuestros animales de compañía y, seamos honestos, a nosotros mismos, a pasar las semanas sin la compañía del otro.

Recibe noticias y columnas de opinión en español en nuestro boletín

Además de Todd, hablamos con Clive Wynne, profesor de psicología y director del Colaboratorio de Ciencia Canina de la Universidad Estatal de Arizona y autor de Dog Is Love: Why and How Your Dog Loves You, y Monique Udell, profesora asociada en el Departamento de Ciencias Animales y de Tierras de la Universidad Estatal de Oregon, quien ha realizado investigaciones sobre perros y gatos. También contactamos por correo electrónico a Alexandra Horowitz, quien dirige el Laboratorio de Cognición Canina del Barnard College y cuyo libro más reciente es Our Dogs, Ourselves. Estas son sus respuestas a algunas preguntas comunes.

¿Estarán bien mis mascotas cuando nuestra casa quede repentinamente vacía durante el día?

“La buena noticia es que probablemente estarán listos para que las cosas regresen a como eran antes”, dijo Todd. Pero si has estado con tu mascota las 24 horas del día todos los días de la semana y de repente vas a ausentarte por largos periodos de tiempo cada día de la semana, añadió, “eso es un gran cambio” que debería introducirse de manera gradual. Los perros y los gatos disfrutan la rutina, dijo Todd. “Prefieren comer a la misma hora todos los días. Tu perro prefiere salir a pasear a la misma hora todos los días”.

Wynee concuerda que las mascotas se adaptan, pero advirtió que sí tienen sus límites. Los propietarios deben ser cuidadosos: “no empujarlos más allá del rango de lo que se puede esperar que tolere un perro, un animal”.

Wynne dijo que tu mascota te hará saber si has cruzado esa línea. “En cada una de estas cosas, lo importante es dar pequeños pasos y observar a tu animal para ver si está cómodo antes de seguir avanzando, siempre tratando de detener el proceso mientras todos sigan relajados y cómodos”.

Si eres dueño de un gato y crees que nada de esto aplica a tu caso, estás equivocado. “Yo diría que, de hecho, los gatos a menudo pueden tener una respuesta emocional o conductual más fuerte al cambio que los perros”, dijo Udell, aunque es posible que no notemos esas reacciones. Aunque a menudo pensamos que los perros son las mascotas más sociables, “los gatos pueden ser muy sociables, y pueden participar en muchas interacciones sociales profundas con las personas, como caricias, abrazos o juegos”.

Read in English: It’s time to start preparing Fluffy and Fido for post-pandemic life

¿Qué pasos debo seguir para preparar gradualmente a mis mascotas para este cambio?

Los expertos aconsejan establecer una rutina que sea parecida a la que mantendrás cuando la vida vuelva a la “normalidad”. Piensa en la hora en que te despiertas y acuestas, en la que los alimentas, e incluso, dijo Udell, en la temperatura de tu casa y en el ciclo de luz y oscuridad. Luego, de forma gradual, incluye algo de tiempo en el que tus mascotas estén solas. Eso podría ser difícil en una zona donde se supone debes permanecer cerca de tu casa, reconoció Todd. “En el peor de los casos, podrías ir a sentarte en tu automóvil o salir a caminar durante media hora, solo para que tu mascota tenga algo de tiempo a solas”, dijo.

Quizás tengas que romper algunos hábitos. ¿Pasear a tu perro más de lo habitual? Considera si tu mascota realmente necesita esos paseos adicionales, dijo Horowitz. De ser así, haz los arreglos necesarios para que tu perro los siga recibiendo cuando regreses al trabajo. ¿Disfrutas llevarte a tu perro cuando sales a hacer una diligencia rápida? Considera dejar a tu mascota en casa. “Me encanta llevarme a mi perro en las raras ocasiones en las que salgo”, dijo Wynne. Pero “es mejor que el perro recuerde que podría ausentarme en momentos impredecibles y por periodos de tiempo impredecibles, pero que el mundo seguirá siendo estable, y siempre regresaré”.

Si le has estado prestando más atención a tu gato porque has estado más tiempo en casa, no deberías eliminar repentinamente esa relación cuando regreses al trabajo, dijo Udell. En lugar de eso, sugiere, comienza a cambiar esas interacciones a las horas del día en las que estarás disponible después de la pandemia.

Ten en cuenta que tu mascota podría no estar tan consternada como temes. Wynne señaló que aunque las mascotas disfrutan interactuar con las personas, también necesitan dormir unas 12 o 14 horas al día. “Entonces, si un perro ha estado en un hogar muy ajetreado que lo tiene sobreestimulado”, dijo, “es probable que esté agradecido de poder dormir un poco más”.

¿Qué sucede con las mascotas compradas o adoptadas durante la pandemia? Esto es lo único que conocen.

“No lo sabemos con certeza, pero lo más probable es que les cueste más, porque no han experimentado esas rutinas antes”, dijo Todd. Eso significa que debes exponerlas a estar solas incluso de forma más gradual que las mascotas que tenías antes de la pandemia, dijo. “No vayas simplemente a salir a caminar por dos horas y dejarlos solos en casa cuando nunca han experimentado eso”.

“Comienza con caminatas sin sentido alrededor de la cuadra sin tu perro, solo 10 minutos”, sugirió Wynne. “Y asegúrate de tomar todos los días un paseo sin sentido de 10 minutos sin el perro, por perverso que se sienta, y deja que el perro se acostumbre a esto”. Luego comienza a aumentar el tiempo que dejas al perro solo.

Tanto Todd como Udell advirtieron que el alguna vez común consejo de ignorar a tu mascota al salir o regresar a la casa está desactualizado. Hacer un alboroto por tu perro o gato cuando regresas no causa ansiedad por separación, dijo Todd. “Lo que tu animal necesita”, dijo Udell, “es que respondas con precisión a sus necesidades”.

En cuanto a los gatitos pandémicos, Udell no está convencida de que les costará más adaptarse porque han tenido una socialización intensiva. “Satisfacer esas necesidades al principio de la relación y estar muy disponibles y presentes podría de hecho ayudar a formar un gato más resiliente que le vaya mejor en tu ausencia”, dijo. Cómo reaccionaran las nuevas mascotas es “una gran pregunta social que todos vamos a experimentar al mismo tiempo”, agregó. “Pero espero un resultado positivo”.

¿Qué hacer si mi mascota ladra, orina o mastica cosas cuando no estoy?

“Si el animal muestra señales de angustia como, ya sabes, orinar de manera inapropiada y llorar o ladrar de forma incontrolable, yo daría un paso atrás y reduciría la intensidad de lo que estás intentando hacer”, dijo Wynne. “Si tu perro está muy angustiado, incluso si solo sales por 10 minutos, abre la puerta, sal, cuenta hasta 10 y vuelve a entrar. Una vez que eso funcione, sal y cuenta hasta 20 y vuelve a entrar. Pequeños pasos”.

Horowitz sugirió asegurarse de que los perros hagan ejercicio antes de que te vayas. “Esto podría incluir algunas sesiones largas de juegos, no solo caminatas. Y dales algo que hacer cuando te vayas. Los perros empiezan a masticar cosas porque no tienen nada interesante (y permisible) que masticar”.

¿Y si pruebo estas sugerencias y el comportamiento continúa?

“Si tu perro o gato hace sus necesidades mientras estás afuera, no es necesariamente ansiedad por separación, podría ser un problema médico”, dijo Todd. “Por lo tanto, es importante que los revise un veterinario”, porque hay otros problemas que también deben descartarse, incluyendo el aburrimiento. “Si un veterinario diagnostica una ansiedad por separación, muy a menudo querrá recetar algún medicamento para la mascota, lo que te ayudará junto con cualquier tratamiento conductual que desees realizar”. El tratamiento para la ansiedad por separación puede llevar mucho tiempo, dijo Todd.

Wynne señaló que aunque hay muchas personas ofreciendo sus servicios como entrenadores de animales o modificadores de conducta de mascotas, no existe una licencia al respecto, como sí ocurre con un veterinario o un psicólogo de humanos. “Cualquiera que haya visto un programa de televisión puede afirmar ser un entrenador de animales”. Eso significa que debes hacer la diligencia para asegurarte de que esa persona esté certificada a través de alguna organización respetada, como el Consejo de Certificación para Entrenadores Profesionales de Perros.

¿Es buena idea conseguirle a mi mascota otra mascota que la acompañe?

“Eso depende del animal. Algunos son muy apegados a sus personas, otras obtienen mucho placer de” otros miembros de su especie, dijo Horowitz. “Tienes que conocer a tu animal”.

Sin embargo, Todd y Udell advirtieron sobre pensar que una mascota de compañía curará la ansiedad por separación de tu mascota. La investigación muestra que “el otro animal puede desempeñar un papel, pero es probable que no sea el mismo que el del propietario”, dijo Udell. “Por ende, no es un reemplazo”.

Que una mascota le dé la bienvenida a una segunda depende de la naturaleza y edad de tu mascota, así como de la edad y la especie del compañero. “Muchos perros se llevarán bien con otro perro en casa, más que los gatos”, dijo Todd. Pero “tanto para perros y gatos, dependerá mucho de las experiencias previas que tuvieron” y de si fueron socializados para llevarse bien con otros animales. “Una vez que un animal llega a la adultez, puede ser muy difícil lograr que acepte a un miembro de una nueva especie como amigo o compañero”, señaló Wynne.

Si estás considerando una segunda mascota, dijo Horowitz, haz que las mascotas se conozcan y averigua todo lo que puedas sobre el nuevo animal. “También asegúrate de tener el tiempo de aclimatar al nuevo animal a tu hogar” antes de reanudar la vida prepandémica. Si no tienes la seguridad de cómo reaccionará tu mascota ante otro animal en la casa, Todd sugiere buscar un refugio que ofrezca un programa de hogar temporal para animales en adopción, para que puedas devolver al perro o gato si no funciona.

Mi mascota pandémica nunca ha tenido que lidiar con extraños en la casa. ¿Cómo lo preparo?

“Algunos perros estarán, de hecho, bien con eso”, dijo Todd, “y para algunos perros será una transición mucho más difícil”. Una buena estrategia es designar un espacio (un tapete, una caja, una habitación) al que puedan retirarse si no quieren interactuar con un visitante o al que puedas enviarlos para que se calmen si reaccionan con demasiada emoción. Haz que se acostumbren al espacio antes de que alguien comience a visitar.

(De hecho, Todd dijo: “Siempre es buena idea tener un espacio seguro donde tu perro o gato pueda ir si quiere un momento de tranquilidad para relajarse y descansar”. Cuando tu mascota busque ese lugar, debes dejar que permanezca allí, y enseñarle a tus hijos a no molestarla mientras esté allí).

Cuando creas que es seguro —en lo que respecta a una pandemia— puedes pedirle a un amigo que practique entrar a la casa varias veces. Dale un premio a tu perro cuando se porte bien, dijo Todd (no permitas que el amigo sea quien le dé el premio: no quieres que un perro nervioso tenga que acercarse a un extraño).

Si tu perro es demasiado sensible para esas entradas de práctica, “entonces es posible que tengas que pasar algo de tiempo hablando en la entrada de la casa hasta que el perro se acostumbre a eso”, dijo Wynne.

Si simplemente no puedes hacer que la presentación de nuevas personas o tus ausencias graduales sean lo suficientemente lentas, y tu perro está “abrumado por alguna salida tuya o por la presentación de nuevas personas, sin importar cuán brevemente estés fuera o la distancia a la que mantienes a la nueva persona que viene a tu puerta”, dijo Wynne, podría ser el momento de considerar consultar a un veterinario sobre posible medicamentos.

Como ya se señaló más arriba, los gatos que están expuestos a diferentes tipos de animales en una etapa temprana de su vida tienden a aceptarlos más. Lo mismo ocurre con las personas. Entonces, un gato que ha estado viviendo solo con una persona durante la pandemia, dijo Udell, “puede o no tener las habilidades para interactuar de manera cómoda con alguien que no encaja en ese molde”.

¿Cómo puedo superar mi culpa y tristeza por dejarlos solos?

“Creo que es natural sentirse un poco triste”, dijo Todd, señalando que los estadounidenses piensan cada vez más en los perros y gatos no como mascotas sino como miembros de la familia.

En vez de sentirte culpable, dijo Horowitz, asegúrate de que tu mascota tenga algo de compañía. “Quizás puedas llevar a tu mascota, bajo algunas circunstancias, al trabajo. Consigue a un paseador de perros o una guardería comunitaria de perros que te guste y te genere confianza. Si puedes, vuelve a casa a la mitad del día. Y cuando estés en casa, pasa tiempo con ellos”.

Escucha el pódcast El Washington Post para conocer las últimas noticias en español

Sin embargo, Wynne no está convencido de que la culpa no tenga ningún mérito. En general, siente que los estadounidenses esperamos que nuestros perros “aguanten estar solos durante más tiempo de lo razonable”. Aunque no necesariamente defiende la ley sueca que no permite que los perros estén solos en casa por más de seis horas seguidas, siente que “es una buena regla a la cual someterse”. Hay formas de solucionarlo, como contratar a un paseador de perros o conseguir una mascota de compañía, señaló. Pero los perros tienen una naturaleza muy social y amorosa, y “simplemente no es justo, ni razonable, pedirles que se las arreglen” con nuestras largas ausencias.

Tanto él como Todd dijeron que esperaban que el éxito generalizado del experimento forzado del país del trabajo a distancia aliente a los empleadores a continuar ofreciéndolo como una opción. “Espero que más personas, después de que termine la pandemia, al menos tengan la opción de trabajar desde casa parte del tiempo, algunos días a la semana”, dijo Wynne. “Eso podría ser un aspecto positivo de esta época miserable en la que estamos”.

Editado por Kendra Nichols. Copia editada por Rachael Bolek. Ilustraciones de Davide Bonazzi para The Washington Post. Diseñado por Victoria Adams Fogg.

Leer más:

El misterio de un tigre que contrajo COVID-19 tiene a los expertos perplejos

Sin humanos cerca, los animales salvajes recuperan lo que alguna vez fue suyo

Los pájaros están desapareciendo, pero aún podemos hacer algo al respecto

Ha pasado un año desde que surgió el COVID-19. Pero el mundo todavía no está preparado.

Es hora de entrar a la quinta fase del duelo por el coronavirus: la aceptación

La pandemia está alterando tu periodo

Los niños necesitan sus propios espacios. La pandemia se los ha negado.

Loading...